sábado, 21 de abril de 2012

Los Jala-bolas

Los Jala-bolas



"Jala-bolas" son vocablos pertenecientes al gentilicio latinoaméricano que definen a un individuo sin personalidad, adulador, complaciente, sin ningún tipo de opinión. Estos pesonajes comunente utilizan sus técnicas de adulación con sus jefes o con alguna persona de la cual quieren conseguir algún tipo de beneficio.
Particularmente conozco un extenso abanico en relación a los tipos de "jala-bolas", de hecho en Venezuela existe una canción llanera muy popular llamada "yo si soy un jala-bolas", en donde el autor expresa las virtudes de ser adulador excesivo con tu jefe y las oportinidades laborales que puedes conseguir tomando esta actitud como técnica de superación. De seguro muchos de nosotros conocemos varios de éstos individuos o peor se sienten concientemente jala-bolas.
Así pues lo importante de resaltar del tema es la forma como podemos ubicar fácilmente a un jalabolas, y además evitar que puedan afectarnos con sus triquiñuelas. Así que les coloco a continuación algunas características que pueden notar fácilmente de los jala-bolas para que puedan diferencirlos sin demora. 
En principio, un buen jala-bolas siempre habla mal de su jefe cuando éste no está, es el que enardece a los demás vociferando las peores faltas y defectos que éste pueda tener, todo para hacer creer a los demás que es una persona vivaz con mucho sentido de la justicia y parcializado hacia sus compañeros; sin embargo, la cruda realidad es que hablan de los demás con el jefe, pues ésta sólo es parte de la táctica que utilizan para ganar su confianza y preferencia.
Otro de los indicativos muy común es que aunque los jala-bolas se quejan de todo, nunca hacen nada para mejorar las condiciones, y menos ser el delegado que va hablar directamente con el jefe de las dificultades laborales de las cuales se quejan, en cambio siempre es el que está tratando de figurar utilizando sus tácticas.
Los jala-bolas al contrario de otros de sus compañeros muy rara vez son los más dedicados y responsables con las tareas laborales, más bien les cuesta llegar temprano e irse tarde, y cuando enfrentan una tarea laboral que implica un considerable nivel de dificultad, tienen varias tácticas para desentenderse de ellos, por ejemplo se fingen enfermos y solicitan permiso, si tienen vacaciones atrasadas las piden con la escusa de que tienen un hijo, su madre o su pareja enferma, y si tienen subordinados lo típico es que le transfieran la responsabilidad de hacerlo a alguno de ellos, claro y si todo sale según lo esperado por ellos, dicen que lo hicieron según lo ordenado por el jefe.
Siempre son los que conocen a los familiares del jefe y tratan de las mil maravillas a las esposas y esposos, además comúnmente se ofrecen a realizar las típicas diligencias familiares que no puede hacer éste por estar muy ocupado, como por ejemplo comprar el regalo de los niños en navidad, reservar el vuelo de las vacaciones, comprarle el almuerzo donde le gusta, llevarle la ropa a la lavandería, etc.
Otra conducta muy vista en los jala-bolas es la costumbre de invitar al jefe a fiestas y agasajos en sus casa, esto lo hacen con la intención de hacerlo su amigo, pues no hay forma más fácil de estrechar los lazos de amistad con una persona, que en una fiesta donde obviamente consumirás el elixir de la sociabilidad, ese que hace más feliz y habladora a la gente.
Pues, a este respecto podría enumerar un sin fín de conductas típicas de los jala-bolas, pero prefiero culminar añadiendo los siguiente;  ignoro si entras dentro de ésta descripción, pero estoy segur@ que conoces a alguien que entra dentro del patrón conocido de jala-bolas, lo mejor que puedes hacer es mantenerte distante de éstos personajes y tratarlos de forma muy diplomática, de esa forma quizás puedes salvarte de verte involucrado en algunas de sus artimañas para obtener lo que quieren, y si el jala-bolas resulta que es tu jefe mediato, qué tu Dios te cuide y ten paciencia. Para todo lo demás existe MASTERCARD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada